lunes

Pablo Gazal, artista plástico: "Pinto porque pienso"

Llegó desde Buenos Aires a Villa Giardino en 2010 y comenzó una nueva historia, de esas tantas –tan comunes, tan distintas- que cultiva nuestro pueblo. Así me lo encuentro, ubicando colores y mensajes en el bar frente a la plaza. Sus palabras, convertidas en letras, ahora lo pintan a él.


“¿Por qué pinto? En realidad... pinto porque pienso. Soy un pensador que pinta. Soy un tipo que filosofo sobre la vida, sobre diferentes aspectos de la realidad, y después pinto. Traduzco esas ideas en pinturas. Y de ahí los símbolos que aparecen. Son símbolos que reflejan algún aspecto de la realidad”.


Autorretrato


“Humberto Eco hablaba de darle al espectador la punta del ovillo, la punta del hilo que le permita empezar a desenmarañar de qué se trata. Yo trabajo con simbología, decodificable en mayor o menor medida… intento proveer algún punto de entrada a las obras.  En la serie de los náufragos por ejemplo, siempre aparece un personaje a la deriva, inmerso en una atmósfera acuosa, en un oleaje. La forma  antropomorfa, sin ser un cuerpo humano, tiene brazos, cuerpo cuadrangular y una cabeza en forma de ‘ojo pez’ que es la búsqueda de sentido que surge del mar del inconsciente hacia la conciencia. Los nombres de las obras también acompañan y terminan de definir el significado.”


“Mi relación con los símbolos surge hace unos quince años cuando conocí a un pintorazo, Artemio Alisio, que fue director del Museo Provincial de Entre Ríos en Concepción del Uruguay.  Él trabajaba con la iconografía indígena, graficando mitos, tomando por ejemplo el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas y representando pasajes de esa riquísima mitología. Ese tipo a mi me partió la cabeza. Yo venía pintando para ese entonces cosas más o menos académicas… tratando de definir un estilo, como todos.”

 “De ahí pasé a lo experimental, primero solamente en lo formal, y después empecé a hablar un poco de mí y de lo que me preocupaba. Después vine a hablar del problema del hombre posmoderno, del hombre solo que si bien se encuentra viviendo en sociedad, vive profundamente solo. Y justamente la serie “Los Náufragos” arranca de ese pensamiento; de sentir que estamos naufragando en una realidad fluctuante, cambiante, y de mucha proliferación de imágenes sin sentido, con poco contenido. Creo que pintar en este caso es para mí, como una especie de intento de vuelta a la contemplación filosófica perdida”

“En Argentina en general lamentablemente la pintura responde a los modelos que vienen desde afuera, como hace 200 años. Yo sin embargo estoy tratando de generar una pintura argentina, una pintura latinoamericana, que no desconozca lo europeo pero que tome de lo aborigen, y de todo lo nuestro. La simbología que utilizo da cuenta de todo eso”

Llegar a Villa Giardino

La última serie de pinturas producida por Pablo Gazal se titula Fauna de Punilla, “porque tiene que ver con retratos específicos de personajes de la zona, con cuestiones que me pasaron con cada una de esas personas. Mi primer año de vida aquí fue muy fuerte a todo nivel.  Como un segundo nacimiento. Uno de los personajes se llama Rencor, otro Cambalache, nombres de tangos. Y hay situaciones fuertes, buenas y malas. Fue muy fuerte que me robaran al poco tiempo de haber llegado, eso también quedó retratado. La serie es un correlato de todo lo que venía pintando anteriormente, pero hay un salto estilístico importante. Sigue habiendo lenguaje simbólico, pero la imagen es juguetona e irónica y quizá más liviana comparada con la anterior.”

- Esto de la Fauna de Punilla está muy relacionado con lo de “pinta tu aldea”, ¿no?
- En realidad, sí, es un poco eso. Yo estoy injertado acá y eso es así. Yo soy un tipo criado en Buenos Aires  que está viviendo en un pueblo del Valle de Punilla, tengo claro eso. Lo que sí soy es un observador de las costumbres o de la vida del pueblo. Soy un observador, un poco ajeno. 
- ¿Ajeno? Quizás todavía…
- Todavía, pero uno es de afuera.
- Es que te veo circular por un bar, hacer una muestra, dar clases de tango, poner energía en una casa y recorrer la calle y relacionarte con una serie de personas, es decir objetivamente ya no serías tan ajeno, estás participando.
- Estoy participando, tratando de insertarme en el lugar y de entender su dinámica, lo cual no es fácil. Parecería fácil, pero no lo es. Trato de generar cuestiones que hacen a la cultura todo el tiempo, lo difícil es sostenerlas y lograr el apoyo de la gente. Pero bueno, ya igual algunos me conocen acá y saben lo que hago y con la seriedad con la que me tomo las cosas.


El Buscador - 2003

 
Volviendo a la pintura

“La pintura me ha dado muchas alegrías, en todo sentido. La clave es completarse en la obra, cuando ves tu laburo y decís ‘qué golazo’. Es importante el reconocimiento de la gente también, y el reconocimiento económico. Tuve y tengo la suerte de vender laburos, vendí mucho incluso al exterior, EEUU y Europa. Obviamente para los extranjeros es más barato en este momento adquirir una obra en Argentina. La gente de acá no compra mucho, pero más por un tema cultural o de prejuicio, no tanto de plata. No se le ponen fichas a la pintura, no lo creen inversión rentable. Prefieren quizá un afiche de Miró, cuando por esa plata podrían comprar un original de un artista emergente… eso es invertir, porque un original con el tiempo vale cada vez más”.

Decir sin palabras

“Con mi conocimiento de la realidad, de la naturaleza, de cómo funcionamos los seres humanos como personas, cómo interactuamos, lo que uno conoce a nivel social y cultural, todo eso se capitaliza y se traduce a obra. Por ejemplo, me fui interesando en el tema fractales y lo traduje a lenguaje visual, a mi lenguaje. O la problemática del hombre contemporáneo, solo, inmerso, todo eso uno lo traduce. Uno lee a filósofos o a pensadores y a partir de ideas que te repercuten adentro, las expresa con imagen. Y son excusas perfectas para crear imágenes nuevas también. Porque si no uno se empieza a copiar a sí mismo y se empiezan a agotar los recursos. Entonces sirve leer cosas buenas, interesarse o simplemente observar lo que está pasando en la realidad…”

“Y la realidad trae imágenes nuevas. Ahora ya estoy bocetando los cuadros de una nueva serie, bajando más a lo terrenal, sobre nuestra realidad política argentina. A partir de la gráfica que salió de Fauna de Punilla, quiero indagar más en esa estética y laburar nuestras ideas políticas, nuestra política. Yo nunca me había metido con la política directamente. Claro que cuando uno pinta hace política, porque está hablando de algo, pero quiero profundizar. Me parece que hay mucha tela para cortar, acá en este país, hay mucho para hablar, mucho para decir.”

Juan Nicastro
juannicastroprensa@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alegrías y problemas


Listado difícil éste, no?


Entre las alegrías:

- Belleza serrana, aire puro, naturaleza...

- Tranquilidad

- Biblioteca Popular

- Mucho por hacer...


Entre los problemas:

- Agua / La sequía y otros factores complican el acceso al agua a una población
en constante crecimiento.

- Basura / Villa Giardino es un municipio ejemplo, por su tratamiento
diferenciado de la basura. Sin embargo, todavía es poca la población que participa.

- Especulación Inmobiliaria / La tierra es cada vez más cara y pasa a ser
objeto de especulación en lugar de espacio de desarrollo social.

- Desempleo / No sobran las fuentes de trabajo bien remuneradas. Muchos jóvenes
se ven obligados a emigrar.


Contamos con la participación de todos para hacer estas
listas más completas: escribir a giardinonoticias@gmail.com